1. ¿Qué es la Enfermedad de Crohn y la Colitis Ulcerosa?

    La Enfermedad de Crohn (EC) y la Colitis Ulcerosa (CU) se engloban dentro de la llamada Enfermedad Inflamatoria Intestinal (E.I.I.).

    Se trata de una enfermedad crónica, que por el momento no se puede curar y no es  mortal si se trata bien. Incide sobre todo en jóvenes de ambos sexos con una expectativa de vida igual a la población en general. Es una enfermedad auto inmune como la artritis reumatoide, la esclerosis múltiple, la psoriasis, etc.

2. ¿Qué diferencias hay entre la Enfermedad de Crohn y la Colitis Ulcerosa?

    En la Colitis Ulcerosa se forman muchas úlceras que confluyen en una gran superficie sangrante del intestino grueso (el colon), normalmente empiezan en el recto ya veces se propagan hasta el principio del intestino grueso formando la pancolitis y otras veces se limitan al recto (la proctitis).

    En la Enfermedad de Crohn, las úlceras son más profundas y dejan mucosa sana entre ellas, pueden existir úlceras en todo el tracto digestivo, desde la boca hasta el ano, con preferencia en el final del intestino delgado (el íleon) y el intestino grueso, pero casi nunca en todo el intestino grueso.

3. ¿Qué causa o causas determinan la aparición de la enfermedad?

    En la actualidad continuamos sin estar totalmente seguros de cual es la causa de esta enfermedad.

    Las enfermedades inflamatorias crónicas intestinales son un grupo de trastornos intestinales, de causa no conocida,que producen inflamación y ulceraciones de diferentes partes del intestino.

    Existen numerosas teorías sobre las causas de esta enfermedad, si bien ninguna ha sido aun suficientemente demostrada. En la actualidad, la explicación que parece más probable se basa en que es una enfermedad causada por un trastorno inmunológico en el organismo (encargado de la defensa frente a las infecciones), aunque desconocemos qué determina la aparición de este trastorno. Esta alteración del sistema inmunológico sería responsable de la reacción inflamatoria exagerada, por parte del intestino, a infecciones producidas por bacterias o virus. A pesar de ser cierto que las personas con colitis ulcerosa tienen anomalías en su sistema inmunitario, los científicos no han podido diferenciar si estas anomalías son la causa o el resultado de la enfermedad.

    No está causada por tensiones emocionales ni por alergias o sensibilidad a los alimentos. Sin embargo, estos factores pueden actuar como desencadenantes o factores que intensifican los síntomas.

4. ¿Qué síntomas tiene la Colitis Ulcerosa? ¿Y la Enfermedad de Crohn?

    Depende de la gravedad de la enfermedad. Si bien la mayoría de las personas son tratadas únicamente con medicamentos; en los casos de enfermedad grave o severa, los pacientes pueden llegar a necesitar cirugía para extirpar el colon enfermo. La cirugía es, hasta la actualidad, el único tratamiento que consigue curar la colitis ulcerosa.

    Algunas personas que han comprobado que los síntomas de su enfermedad empeoran con algunos alimentos o condimentos, pueden conseguir controlar o reducir la frecuencia o la intensidad de dichos síntomas al evitar los alimentos responsables. Algunos de los alimentos que pueden contribuir a empeorar los síntomas de la colitis ulcerosa son los alimentos muy condimentados, frutas y vegetales crudos, o el azúcar de la leche (lactosa).

    Cada persona sufrirá la enfermedad de manera ligeramente diferente, por esta razón es necesario ajustar el tratamiento a cada caso. Además, es importante el apoyo emocional y psicológico, para lograr adaptarse, cuanto antes y lo mejor posible, a esta enfermedad crónica que tanto cambia la vida de las personas.

    Algunas persona tienen remisiones (periodos de tiempo en los que los síntomas desaparecen) que se prolongan durante meses e incluso algún año. Sin embargo, en la mayoría de los pacientes los síntomas reaparecen. Por esta razón es difícil estar seguro de la efectividad a medio o largo plazo de los tratamientos en cada paciente.

5. ¿Cuáles son las posibilidades de tratamiento ?

    Depende de la gravedad de la enfermedad. Si bien la mayoría de las personas son tratadas únicamente con medicamentos; en los casos de enfermedad grave o severa, los pacientes pueden llegar a necesitar cirugía para extirpar el colon enfermo. La cirugía es, hasta la actualidad, el único tratamiento que consigue curar la colitis ulcerosa.

    Algunas personas que han comprobado que los síntomas de su enfermedad empeoran con algunos alimentos o condimentos, pueden conseguir controlar o reducir la frecuencia o la intensidad de dichos síntomas al evitar los alimentos responsables. Algunos de los alimentos que pueden contribuir a empeorar los síntomas de la colitis ulcerosa son los alimentos muy condimentados, frutas y vegetales crudos, o el azúcar de la leche (lactosa).

    Cada persona sufrirá la enfermedad de manera ligeramente diferente, por esta razón es necesario ajustar el tratamiento a cada caso. Además, es importante el apoyo emocional y psicológico, para lograr adaptarse, cuanto antes y lo mejor posible, a esta enfermedad crónica que tanto cambia la vida de las personas.

    Algunas persona tienen remisiones (periodos de tiempo en los que los síntomas desaparecen) que se prolongan durante meses e incluso algún año. Sin embargo, en la mayoría de los pacientes los síntomas reaparecen. Por esta razón es difícil estar seguro de la efectividad a medio o largo plazo de los tratamientos en cada paciente.

6. ¿Puede la dieta controlar la enfermedad?

    No. Con relativa frecuencia el paciente recibirá mensajes publicitarios o procedentes de amigos o de páginas web que le sugerirán la existencia de una "dieta milagro" para curar esta enfermedad.

    Esta dieta simplemente no existe. En determinadas circunstancias pueden utilizarse alimentos blandos y sin especias que pueden causar menos molestias digestivas que los alimentos con mayor contenido en fibras o en especias. Estos cambios pueden ser mejor aceptados en las fases de empeoramiento de la enfermedad (enfermedad activa). En los momentos de actividad e intensificación de diarreas es conveniente reducir el consumo de café. Fuera de esta situación el paciente deberá llevar a cabo una alimentación completa y equilibrada, para mantener el buen estado nutricional para afrontar en las mejores condiciones la enfermedad.

    En los peores momentos de la enfermedad activa puede ser necesario cambiar la nutrición y utilizar nutrición enteral o incluso parenteral (sueros), pero no se ha demostrado que la dieta modifique la evolución de la enfermedad a largo plazo.

7. ¿Es importante la alimentación ?

  Una buena nutrición es fundamental para poder afrontar mejor cualquier enfermedad crónica. En esta enfermedad una buena nutrición es aun más importante debido a la frecuencia de las diarreas y al sangrado, que se acompaña de pérdida de líquidos, minerales y nutrientes.

   Aunque no todas las dietas son igual de buenas para todos los pacientes. La mayoría de los pacientes, llegan a sentir y a identificar que algunos alimentos son malos para ellos. La única manera de saberlo individualmente es ir experimentando poco a poco.

   Aunque a continuación le incluimos una lista con alimentos que teóricamente  son permitidos, otros que a veces dan problemas y otros que no se deben ingerir; hay una lista  de alimentos que prácticamente a  todos los pacientes les da problemas y son estos:

  • Palomitas de Maíz

  • Frutas rojas, tipo fresa, moras, arándanos, ciruelas

  • Comidas muy especiadas o picantes

  • Comidas fritas

  • Comidas productoras de gas: col, coliflor, pimientos verdes, espárragos, cebollas

  • Café

  • Azúcares y harinas refinados

  • Lácteos

  • Falta de fibra

  • Falta de grasas tipo Omega-3 (la que tiene el pescado azul)

  • En cuanto al Alcohol:

    EVITE EL ALCOHOL y hable con su médico, si usted está siendo medicado con:

    • Metronidazole (Flagyl®)

    • Metotrexato((Emthexate®)
       SI usted está tomando:

    • Azathioprina (Imurel®)

    • Infliximab (Remicade®)

    • Prednisona(Dacortin®)

    • o cualquier otro medicamento

Pregúntele a su médico sobre la interacción con el alcohol

  • Comidas productoras de gas: col, coliflor, pimientos verdes, espárragos, cebollas

  • Café

  • Azúcares y harinas refinados

  • Lácteos

  • Falta de fibra

  • Falta de grasas tipo Omega-3 (la que tiene el pescado azul)

 

8. ¿Puede el estrés emocional desencadenar ataques ?

    Debido a que el cuerpo y la mente están tan relacionados, la tensión, el nerviosismo y el estrés emocional pueden influir el empeoramiento de los síntomas de la Enfermedad de Crohn y la Colitis Ulcerosa. Sin embargo no es la causa de la enfermedad.

9. ¿Es posible llevar una vida normal ?

    A pesar de  ser una enfermedad grave, no es una enfermedad fatal. La mayoría de los pacientes   pueden continuar con su vida normal manteniéndose en sus actividades laborales, incluso aunque tengan que tomar sus medicamentos de manera continua y sean, en ocasiones, hospitalizados.

    Los medicamentos consiguen reducir las fases de empeoramiento de la enfermedad. Entre crisis de la enfermedad, la mayoría de los pacientes se sienten bastante bien y llegan a estar sin síntomas durante periodos de tiempo variables.

10. ¿Existe alguna relación entre esta enfermedad y el cáncer de colon y recto?

    El tema del cáncer es de especial importancia entre nosotros ya que concita temor y angustia. Nuestra sociedad tiene una actitud todavía de miedo ante esta enfermedad lo que evita un planteamiento directo y sin eufemismos.

    Hablando en términos generales se acepta que el riesgo de tener cáncer colorrectal en la población general es de un 5% y en la población con enfermedad inflamatoria intestinal este riesgo está aumentado, dependiendo de diferentes estudios, entre unas dos a cinco veces. Ello quiere decir que el riesgo que tienen los pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal de tener cáncer colorectal es de un 15% aproximadamente. Aunque esta cifra pueda parecer preocupante ( debemos tener siempre en cuenta lo apuntado en el primer apartado sobre la posibilidad de que en España, por diferentes factores, este riesgo sea menor) es muchísimo más probable que una persona con enfermedad inflamatoria intestinal no tenga cáncer colorrectal ya que más del 90% de estos pacientes no desarrollarán un cáncer de este tipo a lo largo de su vida.
 

    Atendiendo a las recomendaciones científicas sobre diagnóstico precoz de cáncer de colon y recto, establecidas en el año 2002, en los pacientes en los que está dañado todo el intestino grueso durante un mínimo de 8 años, y en los pacientes en los que está dañado sólo la parte izquierda del intestino grueso pero durante más de 12 a 15 años, deberían realizarse examen visual de colon (colonoscopia) con biopsias cada 1 ó 2 años, para detectar precozmente la presencia de displasia en las células del intestino.

11. ¿Cuál es la incidencia de esta enfermedad?

    Son enfermedades del mundo desarrollado. En estos últimos 20 años, la incidencia de la Colitis Ulcerosa en España se ha duplicado o triplicado mientras la incidencia de la Enfermedad de Crohn se ha multiplicado por 10.
    Como resultado vemos que la prevalencia en algunas regiones en el Norte de España para ambas enfermedades juntas ha subido a aproximadamente 200/100.000 habitantes. Probablemente, en el Sur haya menos incidencia y además la subida se ha presentado más recientemente.
Actualmente pensamos que en toda España pueden existir más de 80.000 afectados, con ligero predominio de la Colitis Ulcerosa sobre el Crohn.
    La incidencia ocurre sobre todo entre los 15 y 30 años y luego en menos proporción desde los 50-60 años. Últimamente hay casos de niños pequeños, incluso lactantes con estas enfermedades. Como consecuencia tendremos un colectivo cada vez más grande de enfermos crónicos con la EII que conviven con su enfermedad durante muchos años, con múltiples hospitalizaciones, bajas y revisiones médicas, porque la enfermedad no es mortal, por lo menos cuando se trata adecuadamente, pero tampoco tiene cura.
Todo esto hace que la EII sea un problema sanitario grande.

12. ¿Es contagiosa?

NO, NO ES CONTAGIOSA.

13. ¿Es hereditaria ?

    Aunque los hijos tendrán alguna posibilidad más de tener la enfermedad que la que cabría esperar por azar, en la mayoría de los casos no padecerán la enfermedad. Por lo tanto esta preocupación no debe alterar, en absoluto, la decisión de tener o no hijos. Los investigadores continúan buscando la existencia de genes responsables de la enfermedad, pero, hoy por hoy, no se dispone de conocimiento científico que nos permitan predecir si algún miembro de la familia puede desarrollar la enfermedad.

Esta información ha sido extraída de la biblioteca que tenemos en nuestra sede a vuestra disposición.

El contenido de esta pagina es informativo y orientativo, pero en ningún caso sustituye al profesional de la salud.

 

Más información en www.accuesp.com

VOLVER A ARRIBA

 

 
 
INICIO
NOTICIAS
HISTORIA
LEGISLACIÓN
CONOCENOS
ACTIVIDADES
PREGUNTAS
ENLACES
 
 
Todos los derechos reservados © ACCU Jaén -  diseño: Pedro J. Ibáñez